viernes, 17 de agosto de 2012




La Serie e2012

SHAUD 12: "Cruzando la Línea Atlante" – 

Presentando a ADAMUS, canalizado por Geoffrey Hoppe

Agosto 4, 2012 
Traducción: Irma Sztabinski irmasz@yahoo.com 



Yo Soy el que Yo Soy, Adamus de Dominio Soberano y energía elevada el día de hoy. 

Bienvenidos Shaumbra. Un grupo duro el día de hoy. Yo soy Adamus de Dominio Soberano, pero hoy tuve que traer refuerzos – el Arcángel Miguel (canalizado por Robert Theiss). (Alguien dice “¡Bien!” y “¡Sí!”). ¿Bien? ¡¿No están satisfechos conmigo?! (Risas y aplausos).

¿Por qué? Porque hoy no vamos a dejarlos irse sin un cambio. Dije cambio, Linda. Cambio (risas de la audiencia y Adamus). Yo puedo leer su mente.

¿Por qué? Porque ustedes quieren uno. ¿Y cómo vamos a hacerlo? (Alguien dice “Merabh”, otro dice “Fácil”). De la manera fácil, espero. Espero. ¿Por qué no?

Hoy estamos aquí para una celebración. Hoy estamos aquí para algunas risas y comprensiones y, entiendo que comida, canciones, un día de celebración. Ah, mucho que celebrar. Entraremos en eso en un momento, pero tengo que mirar por encima a este buen, buen grupo de humanos de hoy, ¿hm? (Alguien dice “Hola”). Hola (Adamus le besa la mano). Gracias. Buen grupo de Shaumbra. ¡Ah!

Ustedes son un grupo interesante (risas). Casi siete billones de humanos en este planeta. Eso es un montón. Eso es un montón. Siete billones de humanos congestionando las energías de este planeta – mm, mm, mm, paso para Adamus (está caminando a través de una fila de sillas) – y hasta la fecha menos de, yo diría aproximadamente 150 millones que tienen alguna noción del despertar, una auténtica… (se para frente a Dave Schemel) ¿Crash? Oh, sí (posa para una foto).

CRASH: ¿Dandi ascendido? (Risas; la cámara relampaguea).

ADAMUS: ¡Estoy ciego! ¡Estoy como Tobías! No puedo ver (risas de la audiencia). Ciento cincuenta millones más o menos que siquiera tienen… (Adamus manda un beso a través de la cámara) un indicio del despertar. Quizá menos de un millón de humanos en este planeta que han elegido la iluminación, que incluso tienen un asomo de lo que es la iluminación. Oh, muchos humanos piensan que quieren ir al cielo; en realidad están temerosos de ir al infierno. Muchos humanos solo quieren tener una vida humana un poco mejor. Mm, mm, mm, sí, ahí vas, paso para Adamus (está empujando fuera del camino la silla de alguien). ¡Pensabas que solo te estaba abrazando, tío grandote! (Risas)

Pero ustedes, mis queridos amigos… ¡ah! (llega a la puerta abierta) ¡Puedo escapar! (Risas cuando sale por la puerta). Los arcángeles están ahí afuera. Menos que…

Ustedes, mis queridos Shaumbra, la iluminación. Han pedido la iluminación. La quieren en esta vida más de lo quieren respirar aire. Intentémoslo (Adamus aguanta la respiración). No pueden respirar. Más que el aire, la iluminación. (Adamus está aguantando la respiración). Ninguna respiración, solo iluminación. 

(Pausa mientras Adamus continúa aguantando la respiración)

Yo puedo esperar un largo tiempo (risas). Estos son los pulmones de un fumador, pero la sabiduría de un Maestro Ascendido (muchas risas). Jahhh (suelta su respiración).

Iluminación. ¿Por qué? Linda, micrófono por favor.

LINDA: Es un placer.

¿Por qué la iluminación? 

ADAMUS: ¿Por qué la iluminación? No “¿qué es la iluminación?”, sino ¿por qué? ¿Por qué eligen…

LINDA: ¿Estoy alistando voluntarios?

ADAMUS: ¿Escribirías en el rotafolio, querida (a un miembro de la audiencia)

LINDA: ¿Estoy alistando voluntarios?

ADAMUS: Sí, como siempre. ¿Por qué la iluminación? Antes de que contesten, yo estoy aquí para trabajar con ustedes, apoyarlos, amarlos, animarlos, empujarlos por el acantilado hacia la iluminación. Por eso están ustedes aquí, por eso estoy yo aquí.

La iluminación, ¿por qué? Solo podrían pretender que no está ahí. Podrían esperar otra vida. ¿Por qué, mi primorosa querida, por qué? Mejor vista de la cámara.

ELIZABETH: No tengo una…

ADAMUS: ¿Quieres ponerte de pie?

ELIZABETH: No tengo una explicación…

ADAMUS: ¡¿Puedes hablar como que lo dices de veras en serio?!

ELIZABETH: Yo puedo (hablando un poco más firme). No tengo una explicación mental.

ADAMUS: Sí.

ELIZABETH: Tengo un… no quiero llamarlo impulso, pero sencillamente es un núcleo… sencillamente es lo que estoy haciendo.

ADAMUS: ¿Dónde está? Lo extraeremos.

ELIZABETH: En ningún lugar en particular. Sencillamente es una pasión y más allá de esa palabra. No existen palabras. Sencillamente es un conocimiento de hacia dónde estoy yendo. 

ADAMUS: ¿Tu mente alguna vez cuestiona toda esta cosa de la iluminación que tú quieres?

ELIZABETH: Oh cielos, no. Eso nunca viene… ¡por supuesto! (Risas)

ADAMUS: Incluso Aandrah iba a voltear a mirarte fijamente (más risas).

ELIZABETH: Por supuesto.

ADAMUS: Sí. Entonces dices que esta iluminación que buscas en más grande que la mente en sí misma.

ELIZABETH: Absolutamente.

ADAMUS: Bien. ¿Y si pudiéramos extraer esa iluminación, quitártela, ponerla en una bóveda para alguna otra vida, entonces qué? ¿Qué sentirías, pensarías, harías? ¿Entonces qué? ¿Dónde estarías sin esta pasión de la iluminación?

ELIZABETH: No puedo concebirlo.

ADAMUS: Bien. Excelente. Pero me estás diciendo que en realidad tampoco puedes definirlo.

ELIZABETH: No.

ADAMUS: Solo está ahí. Es una pasión. Es enorme.

ELIZABETH: Sencillamente es. Sencillamente es. Ha estado ahí. No puedo decirte mentalmente cuando comenzó. Comenzó con una vida muy extraña sabiendo que existe algo más.

ADAMUS: Sí, ¿y cómo ha ido esa vida desde entonces?

ELIZABETH: Oh, es tan bizarra. No puedo decirte (risas)

ADAMUS: Entonces ¿cómo definirías esto para nuestro rotafolio, “por qué la iluminación”, sencillamente es?

ELIZABETH: (Haciendo una pausa). ¿Por qué la iluminación? (Vuelve a hacer una pausa y toma una respiración profunda). Sencillamente es el único camino que estoy recorriendo. Es el único sendero. Es lo único que sé o quiero es este momento.

ADAMUS: ¿Puedes sentirlo justo…? Yo puedo sentirlo viniendo de ti. ¿Puedes sentirlo viniendo de ti?

ELIZABETH: Puedo. Sí puedo.

ADAMUS: Bien. Bien.

ELIZABETH: Me refiero a, Yo Soy la que Yo Soy (risas y aplausos de la audiencia y Adamus la hace subir al estrado)

LINDA: ¡No! ¡No!

ADAMUS: Tú lo empezaste. Pero cuando dices “Yo Soy la que Yo Soy” debería hacer temblar los ladrillos de esa chimenea. Debería erizar los vellos de los brazos o piernas de Shaumbra o lo que sea. Debería tener tal pasión, como la pasión que acabas de expresar. ¿Cómo va eso ahora, “Yo Soy la que Yo Soy?”. ¿Cómo va?

ELIZABETH: Es interesante que digas eso, porque…


ADAMUS: Bueno, siempre digo eso, Yo Soy el que Yo Soy. Esa es mi especialidad.

ELIZABETH: Y frecuentemente dices que no tiene que ser… no tiene que sacudir las vigas. No tiene que ser en voz alta.

ADAMUS: No, dije que no tiene que ser en voz alta.

ELIZABETH: Correcto. Bien.

ADAMUS: Correcto. Bien. Hagámoslo.

ELIZABETH: Yo Soy la que Yo Soy

ADAMUS: Eh, está bastante bien. Buena sensación. Buena sensación. Bien. ¿Qué tal ahora para ellos? (Algunos aplausos)

ELIZABETH: Yo Soy la que Yo Soy

ADAMUS: Un poco tembloroso.

ELIZABETH: ¡Sí, yo sé! Bueno ¡son ellos! (Risas)

ADAMUS: Intentemos de nuevo.

ELIZABETH: ¡Ellos me están mirando fijamente!

ADAMUS: Sí. ¿Pueden cerrar sus ojos por favor? (a la audiencia; más risas)

ELIZABETH: Yo Soy la que Yo Soy. (Adamus hace una mueca) ¿No?

ADAMUS: (Riendo) No dije una palabra.

ELIZABETH: Te vi. Bueno. Bueno. (Hace una pausa) ¿Norma? (Risas). Okey. Yo Soy la que Yo Soy

ADAMUS: Mucho más equilibrado.

ELIZABETH: Gracias.

ADAMUS: Gracias a ti.

ELIZABETH: Gracias a ti. Gracias.

ADAMUS: Gracias a ti.

ELIZABETH: ¿Ya puedo ir?

ADAMUS: Ya puedes ir.

ELIZABETH: Namaste.

ADAMUS: Sí, derecho afuera a la vuelta de la esquina. Es ese curioso edificito. Sí, ya puedes ir. 

ELIZABETH: Gracias.

ADAMUS: ¿O ya fuiste? Oh, (Adamus ríe). La iluminación, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?
¿Por qué? ¿Por qué?

SHAUMBRA 1 (mujer): No sé.

ADAMUS: ¡Adelante! Ponte de pie. Gracias.

SHAUMBRA 1: No sé por qué.

ADAMUS: ¿No sabes por qué?

SHAUMBRA 1: Sencillamente lo siento adentro.

ADAMUS: Sí.

SHAUMBRA 1: No existen palabras.

ADAMUS: Ningunas palabras.

SHAUMBRA 1: Sencillamente es un sentimiento.

ADAMUS: Pero, ¿es importante para ti?

SHAUMBRA 1: ¡Sí!

ADAMUS: ¿Existe algo más importante?

SHAUMBRA 1: En este momento, no.

ADAMUS: No. Pero no puedes ponerlo en palabras.

SHAUMBRA 1: No.

ADAMUS: Interesante. Interesante. Si fueras forzada a describir siquiera la sensación de ello, ¿cuál sería, la sensación de esta iluminación – anhelo?

SHAUMBRA 1: Sí.

ADAMUS: No quiero decir las palabras por ti.

SHAUMBRA 1: Excitación.

ADAMUS: Excitación.

SHAUMBRA 1: Anhelo, pasión.

ADAMUS: Pasión.

SHAUMBRA 1: Ehhh, oooh.

ADAMUS: Oooh, esa es una buena palabra. Sí (risas).

SHAUMBRA 1: Sí.

ADAMUS: Por cierto, la primera es “Sencillamente es” para la primera, para Elizabeth. Y ahora “No poder ponerlo en palabras, ooooh ah”, si puedes

SHAUMBRA 1: Esa es una buena.

ADAMUS: Esa es una buena. No, de hecho, sí me gusta esa. Y podrías hacerlo

SHAUMBRA 1: Es la carne de gallina que se me pone cuando lo digo.

ADAMUS: Sí.

SHAUMBRA 1: Y se me pone ahorita.

ADAMUS: Exactamente.

SHAUMBRA 1: Es como ¡jaah!

ADAMUS: ¿Cómo la dijiste antes? ¡Oooh ah!

SHAUMBRA 1: ¡Oooh ah!

ADAMUS: ¡Oooh ah! (Risas) ¿Puedes hacerlo aquí mismo en esta cámara para que todo el mundo lo vea? El ¡oooh ah!

SHAUMBRA 1: ¡Oooh ah!

ADAMUS: ¡Ah!

SHAUMBRA 1: ¡Oooh ah!

ADAMUS: ¿Qué tal si todos lo hacemos? ¡Oooh ah!!

SHAUMBRA 1: Sí. Eso es.

ADAMUS: Gracias. ¡Oh, oooh!

SHAUMBRA 1: ¡Estoy en llamas! Eso es.

ADAMUS: Gracias. (Ella trata de darle el micrófono) No quiero esa cosa. La Iluminación. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

YVONNE: ¿Por qué no? (Linda dice “Ahhhh”)

ADAMUS: Yo diría que esa es una buena razón. ¿Por qué no? Has intentado todo lo demás, más vale que intentes la iluminación. (Risas) ¿Tienes una pasión por ella?

YVONNE: Eso es todo lo que importa. No existe nada más.

ADAMUS: No existe nada más.

YVONNE: No existe nada más.

ADAMUS: Bien. Te cambiaré 1,000 dólares ahora mismo, aquí mismo. Linda te hará un cheque por tu iluminación.

LINDA: Sí, especulador. (Risas)

ADAMUS: ¿No?! (Adamus ríe)

YVONNE: No lo tomaría.

ADAMUS: No lo tomarías.

YVONNE: No.

ADAMUS: No lo tomarías. ¿Me darías 1,000 dólares por tu iluminación?

YVONNE: Si los tuviera.

LINDA: ¡Lo gastó todo en nuestros eventos! ¡No le queda dinero para otro año!

ADAMUS: Huelo un dilema. (Risas) Esto es más importante que cualquier cosa, ‘por qué no’ en cualquier caso, y solo por escasos 1,000 dólares – el precio está subiendo – mil dólares y puedes tenerla. Pero ¿no tienes 1,000 dólares?

YVONNE: No conmigo. No los traje a propósito, tú sabes. (Adamus ríe)

ADAMUS: Pero la iluminación es importante.

YVONNE: Absolutamente.

ADAMUS: Quizá la próxima vida traerás 1,000 dólares a la clase. (Risas)

YVONNE: Quizá.

ADAMUS: Simples 1,000 dólares… Bien. Gracias. Gracias.

Iluminación. ¿Tienen 1,000 dólares?

LINDA: No lo escuchen.

BRIAN (esposo de Ivonne): En el banco.

ADAMUS: ¿En el banco? Todos los bancos van a colapsar. ¿Qué diablos están haciendo ahí?
(Adamus ríe). Estoy bromeando. No

La iluminación, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

BRIAN: Como se dijo antes, es una pasión.

ADAMUS: Pasión, pero ¿por qué? ¿Te gusta la búsqueda de emociones? ¿Alguna vez has hecho libre paracaidismo?

BRIAN: No.

ADAMUS: ¿No? ¿Qué es lo más espeluznante que has hecho?

BRIAN: Caminé entre cables de alta tensión.

ADAMUS: ¿Hiciste qué?

BRIAN: Caminé entre cables de alta tensión, obrero siderúrgico.

ADAMUS: Eso es muy espeluznante.

BRIAN: Sí.

ADAMUS: Ah sí. Entonces ¿la iluminación sería la siguiente emoción, el siguiente acto de cables de alta tensión?

BRIAN: Veo una emoción en ello, sí.

ADAMUS: Sí, sí. ¿Y qué te dice tu mente de esta iluminación?

BRIAN: Ese es el problema, que me quedo en mi mente. Necesito salir de mi mente.

LINDA: ¡Ahhh!

ADAMUS: ¡Ah! Bueno, has venido al lugar apropiado en el día apropiado. (Risas)

BRIAN: Sí lo hice.

ADAMUS: ¡Lo único que te está haciendo falta son 1,000 dólares! (Más risas). Bien. Gracias. Gracias. Bien.

LINDA: Gracias, Brian.

ADAMUS: Sí, la mente. ¡Oh! Hm. La iluminación, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Solo porque sí. Tenemos aquí unas respuestas extrañas – “Ninguna otra cosa importa” - ¿cómo te gustaría definir la tuya para el rotafolio? ¿Alguna otra palabra para ello?

BRIAN: Yo diría búsqueda de la emoción.

ADAMUS: ¡La emoción! Bien. Emoción de la iluminación, ¡vaya! Bien. Siguiente.

LINDA: Sé amable.

SHAUMBRA 2 (mujer): Gracias, Linda.

ADAMUS: Siempre soy amable.

SHAUMBRA 2: Sí, estoy segura.

ADAMUS: Sí. (Adamus ríe) La iluminación, ¿por qué? Hoy tienes una espléndida gran sonrisa. Sí, estás entre amigos. Estás aquí en esta aula de la ascensión en vivo. ¡La iluminación!

SHAUMBRA 2: Y sin parpadear, es hora, es el camino. Sencillamente está cerrando

ADAMUS: Es el camino en el que estás.

SHAUMBRA 2: Sí.

ADAMUS: ¿No hay otros caminos?

SHAUMBRA 2: Bueno, en esta vida.

ADAMUS: Sí. Hay algunos otros caminos, yo puedo enseñarte el camino. No tiene que ser la iluminación. Pero la iluminación, ¿cómo se siente dentro de ti?

SHAUMBRA 2: Sencillamente

ADAMUS: (Yendo hacia donde está la comida) Voy a comer mientras estás pensando en esto.

SHAUMBRA 2: Okey. Deleite del café. Quizá. ¿Hay café aquí?

ADAMUS: ¡Adelante! La iluminación.

SHAUMBRA 2: Culminación total.

LINDA: (Viendo que Adamus come directo de un platón) ¡Ohhhh!

ADAMUS: ¡¿Qué?!

SHAUMBRA 2: Y alegría.

ADAMUS: La iluminación.

SHAUMBRA 2: Solo eso. Diversión, regocijo.

ADAMUS: Diversión, regocijo.

SHAUMBRA 2: Solo completa

ADAMUS: Completa.

SHAUMBRA 2: Culminación, realización.

ADAMUS: Ser, sí, sí.

SHAUMBRA 2: ¡Vamos! (Los dos ríen)

ADAMUS: ¿Alguna vez dudas de todo esto de la iluminación? ¿Alguna vez piensas en qué tonto es todo?

SHAUMBRA 2: No.

ADAMUS: ¿No?

SHAUMBRA 2: No. Solo la manera de llegar ahí es la parte tonta.

ADAMUS: La manera – oh sí. ¡Sí, sí! Bien. Así que todavía tenemos otra… ¿cómo definirías “no sé” o “sencillamente estoy atascado en este sendero”?. Esa es una buena.

SHAUMBRA 2: No, no, no atascado. Solo, solo

ADAMUS: Estaba manejando, mi coche se averió, las llantas se desinflaron, ahora estoy atascado en este sendero de la iluminación.

SHAUMBRA 2: No, no, no. No atascado, No, no atascado.

ADAMUS: No atascado. No, no.

SHAUMBRA 2: Sencillamente es el fin del sendero. Me refiero a cuando llegas a dónde estabas yendo. Quiero decir, solo el fin del camino, cuando finalmente llegas

ADAMUS: Sencillamente es hacia dónde estás yendo.

SHAUMBRA 2: … al hogar.

ADAMUS: Sencillamente es hacia dónde estás yendo.

SHAUMBRA 2: Así creo.

ADAMUS: Okey, “Sencillamente donde resulte que esté yendo”.

SHAUMBRA 2: El final del camino.

ADAMUS: ¡Un viajecito del camino hacia la iluminación! Noto que hoy no estamos llegando muy lejos. El Arcángel Miguel quiere entrar y hablar, y nosotros tenemos mucho que discutir aquí. Oh Dios mío, el tiempo se está acabando.

Dos más. Iluminación. La iluminación, ¿por qué? Ustedes podrían estar haciendo alguna otra cosa. Podrían estar acostados en la playa en alguna parte. Podrían estar haciendo cualquier cosa. ¿Por qué la iluminación? Podrían ser un ministro en una iglesia. Serían un buen ministro en una iglesia.

TERRY: Pero nunca me sentiría tan amada.

ADAMUS: Nunca sentirte amada.

TERRY: Si fuera un ministro, nunca sentiría el amor de mi alma tan profundamente.

ADAMUS: Ya estamos progresando. Bien. Bien.

TERRY: Y no hay dinero que la pueda comprar.

ADAMUS: Lo hay. Hay 1,000 dólares. (Risas) ¡Pero tú eres una escéptica!

TERRY: Y nadie puede dármela.

LINDA: Mmmmm.

ADAMUS: Ohhh. Quizá

TERRY: Pero puedo recibirla.

LINDA: Ohhhh.

ADAMUS: Bien. Bien. Perfectamente establecido. ¡¿Por qué no lo has hecho?!

TERRY: Lo he hecho.

ADAMUS: ¡Ah! ¡Ohh! Bien. Bien. ¿Eres iluminada?

TERRY: Sí.

ADAMUS: ¿Completamente, de lleno, a tu satisfacción?

TERRY: No. (Risas)

ADAMUS: Bien.

TERRY: Pero

ADAMUS: Pero.

TERRY: … está a la distancia de un aliento, y hay un aliento.

ADAMUS: Por 1,000 dólares te enseñaré el aliento. (Risas)

TERRY: ¡No, tú no puedes hacerlo! ¡Es mi elección, dandi! (Risas)

ADAMUS: ¡Jo! ¡Arcángel Miguel voy a necesitar algo de ayuda por acá! (Risas) Tengo una difícil.

TERRY: Él está sobre mi hombro.

ADAMUS: Tú párate detrás de él, ¡yo lo empujaré! (Risas) Bien. Bien. Pero la iluminación, ¿por qué? ¿Por qué?

TERRY: Bueno, es lo que me mantiene aquí en el planeta. Es lo que me mantiene viva.

ADAMUS: ¿Pasión?

TERRY: No hay ninguna otra cosa que me hubiera mantenido viva.

ADAMUS: Ah, bien.

TERRY: Nada.

ADAMUS: Hm. Yo siento eso. Gracias.

TERRY: Sí.

ADAMUS: Gracias.

LINDA: Hmm.

ADAMUS: Y uno más. Gracias. Okey. La iluminación, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Linda está corriendo. ¿Por qué?

CHRISTY: Sabía que ibas a venir por mí.

LINDA: Ponte de pie por favor.

CHRISTY: (Suspirando). Porque es hora.

ADAMUS: Me gusta eso.

CHRISTY: Mm hmm.

ADAMUS: Es hora. Tienes un aplauso silencioso, un batir palmas detrás de ti. Sí. Porque es hora, bien.

CHRISTY: Sí.

ADAMUS: Pero ¿por qué?

CHRISTY: Porque ha pasado suficiente tiempo.

ADAMUS: ¿Haciendo?

CHRISTY: Ehhh, tú sabes, la pregunta “¿Quién soy yo?”.

ADAMUS: Exacto, exacto, exacto.

CHRISTY: Experimentando eso.

ADAMUS: Sí.

CHRISTY: Encontrando quién soy, quién no soy.

ADAMUS: Sí.

CHRISTY: Y ya es hora ¡carajo! (Risas)

ADAMUS: Ya es hora ¡carajo! Gracias, y este grupo es tan maravilloso cuando pienso en términos de camisetas y calcomanías. “Ya es hora ¡carajo!”. “La iluminación. Ya es hora ¡carajo!”. Es hermoso. Sacuden a algunas personas en el centro comercial. Bien. Gracias.

La iluminación. Por eso estoy yo aquí, por eso están ustedes aquí. Yo ya terminé. (A Linda)

La iluminación. Es un sentimiento. Difícil de describir. Difícil de poner en palabras. ¿Por qué? Porque en realidad no es una cosa mental, y no es una meta, y no solo es la próxima aventura humana, y no solo es para entretenerte. Totalmente lo opuesto. No solo es ocupar el tiempo. La iluminación es algo que es el fuego dentro de ustedes, una pasión dentro de ustedes, un deseo.

Y lo interesante acerca de la iluminación, es que no vino de la mente humana. Por eso es difícil de describir. No era algo que ustedes pensaron aquí arriba (cabeza), “¡Oye! voy a intentar la iluminación. ¿Por qué no?”. Es algo que vino de acá (corazón) y acá (todo alrededor) y todas partes, y la mente todavía está tratando de entenderla, definirla, quizá empujarla lejos, preguntándose qué tan serios están ustedes sobre ella. Pero la iluminación es una parte natural, natural de ti mismo. La respuesta a la pregunta “¿Quién soy?”.

La iluminación, como he dicho tantas veces, va a ocurrir de cualquier forma. Es natural. Tarde o temprano – probablemente tarde – el resto de los humanos en la Tierra van a pasar por un despertar, cuando estén listos, en su momento apropiado. Por alguna razón, ustedes, mis queridos amigos, ya la han elegido, y está ocurriendo. 

Está ocurriendo todos los días. A veces es difícil pasar por ella, puesto que no hay un libro – un libro válido – sobre la iluminación, y casi no puede haber. Puede haber historias de gente y sus vidas y sus identidades, que han pasado por esto o dentro de ello, pero no es un proceso paso-a-paso. Uno no puede decir: “Aquí está cómo te haces iluminado”. Uno puede contar historias, y otros que leen sus historias pueden sentir dentro de esa pasión, dentro de la porción de tragedia humana, dentro de la eventual mezcla e integración. Pero la iluminación es un proceso natural que está ocurriendo.

Cruzando la Línea Atlante

Hoy planteo esto, porque hoy es una celebración – una verdadera celebración – de muchas maneras. Hoy el título de mi plática es “Cruzando la Línea Atlante”. Cruzando la Línea Atlante

He escuchado mucha plática dentro de este año del 2013 sobre los mayas y el calendario maya – muy cierto, por cierto, hasta cierto punto, hasta cierto punto de la humana comercialización, drama, y todo lo demás – pero hubo ciclos en el calendario maya. Pero… también había ciclos en la imaginación atlante. No era tanto un calendario, era una proyección o una comprensión de los ciclos.

Los atlantes – de los que todos ustedes fueron – los atlantes, particularmente en los templos de Tien, entendieron que habría trece ciclos que ocurrirían. No importa de cuánto tiempo eran puesto que estos no eran años calendario. Ustedes no pueden hacer que se definan por años, pero trece ciclos de desarrollo humano, de desarrollo espiritual ocurrirían en el planeta, el último ser cruzando la línea de la conciencia mental atlante.

No es coincidencia que ustedes estén es su 13avo año como Shaumbra. No es coincidencia que si suman el mes y el año ustedes aparezcan con un 13. El 13 es un número muy, muy sagrado. 

Sé que mucha gente le teme al 13. Muchos edificios por todo el mundo no tienen un piso 13. Es como “Vamos a pretender que no está ahí”. De alguna manera al parecer es apropiado, porque el 13 también es llamado el número sagrado invisible de poder - ‘poder’ no es realmente la palabra correcta – sino número de potencial.

Trece, si echan una mirada a los apóstoles, 12 apóstoles más Yeshua, 13. ¿Cuántos caballeros en la Mesa Redonda? ¿Cuántos caballeros en la Mesa Redonda? Doce más Arturo es trece. Viernes 13, el número temible. De hecho, no lo era para nada. Era un número sagrado hasta que alguien, alguna organización repentinamente procedió a una cacería de brujas en un viernes 13 matando a muchos, muchos que estaban en las Escuelas de Misterio, partes de los Caballeros Templarios, partes del trabajo que tantos de ustedes hicieron. Pero el 13 – muy, muy sagrado, interesante número de cambio. De cambio.

Celebración

Así que es un mes, día, tiempo de celebración aquí, yendo más allá de esta Línea Atlante. Por eso era difícil para ustedes realmente verbalizar lo que es esto, esta iluminación. Difícil verbalizar lo que es. (Alguien dice “Bar mitzvah”, Adamus ríe) No es una bar mitzvah. (Algunas risas) Gracias, Trece es la Bar mitzvah. Gracias. Sí. Bien. Crecer. Estás absolutamente acertado. 

Así que hagamos una ceremonia. Hagamos una… (La audiencia dice “¡Merabh!”). Más tarde. ¡Merabh! ¡Merabh! Eso es todo lo que quieren ahora. ¿Qué tal un discurso? (Alguien grita “¡Jú!”) Qué tal… (riendo) todo lo que quieren es merabhs. Yo me puedo ir; tú hazte cargo (a Yoham). Tú haces merabhs. (Gerhard pregunta “¿Qué es merabh?”; risas). ¡No sé, pero todos tendremos trece de ellas para el momento en que acabemos! Hagamos una celebración.

Ahora bien, a fin de hacer esto, querida Linda, siento como que no estoy vestido apropiadamente. Así que por favor, sí. (Linda va al cuarto de atrás). Siento como que estoy vestido como un mal turista (risas). Así que le he pedido a Linda que consiga ropa más apropiada para la ocasión. Sí, sí.

Hagamos una celebración. Es una combinación de cosas. Al parecer esto es como un marcador o un hito – cruzar la Línea Atlante, entrar en algo nuevo, haciendo un enorme cambio ahora mismo, un cambio absoluto. Así que, sí. (Linda le trae una hermosa túnica). Un poquito más apropiado ahora (la audiencia responde con “¡Oooh!” y “¡Ahhh!). Si tan solo tuviera botas altas y los pantalones apropiados y una camisa que fuera con chorrera y una corona. (Alguien dice “Oh, esa es grandiosa”). Sí, ¿no es cierto? Sí. Sí. Sí. Por favor.

LINDA: Oh espera, ¿y una corona? (Linda pone un broche de cabello con flores púrpura sobre la cabeza de Adamus; muchas risas)

ADAMUS: Me estaba viendo dignificado aquí. Eh, ese no está tan mal. Aquí atrás (se pone el broche atrás de su cabeza). Oh (más risas) no estoy preocupado por mi – ejem - hombría. Entonces bien. Excelente. Excelente.

Ahora bien, siguiente paso. Entiendo que hoy hay una ceremonia de presentación, así que presentemos. (Dave McMasters y Robert Theiss sacan el nuevo atril de Adamus, construido por Robert Theiss)

LINDA: Okey. Hmmmm. ¡Ohhhh! ¡Ohhhh! (Algunos aplausos de la audiencia). ¡Guau!

ROBERT: Ha sido un placer.

ADAMUS: Pide y recibirás.

ROBERT: Absolutamente.

ADAMUS: Entonces ¿te gustaría explicar un poquito?

ROBERT: Bueno, la madera es una hermosa madera sepele de África, y si la miran, muestra diferentes aspectos de sí misma mientras es ella misma al mismo tiempo. (Está mostrando la veta de la madera en diferentes ángulos). Lo llamamos una tribuna de orador.

ADAMUS: Tribuna de orador.

ROBERT: Para los grandes oradores.

ADAMUS: Mmm, hermosa.

ROBERT: Y aquí puedes, por supuesto, adornarla con cualquier cosa que quieras, y entiendo ¿que tienes un logo para poner aquí?

ADAMUS: Saliendo a la luz.

ROBERT: Sí.

ADAMUS: Sí.

ROBERT: Sí.

ADAMUS: Hermosa.

ROBERT: Gracias.

ADAMUS: Eres un verdadero artesano.

ROBERT: Ah, gracias.

ADAMUS: Sí, y un Maestro.

ROBERT: Gracias.

ADAMUS: Aquí tengo que preguntar, ¿tú hiciste esto?

ROBERT: Tuve un poco de ayuda.

ADAMUS: ¿O mi amigo Miguel?

ROBERT: Bueno, los dos estamos capacitados para hacer esto. Él no tiene la misma sensibilidad, los serruchos de banda y ensambladores y mesas de aserrar que ustedes tienen.

ADAMUS: Aunque él es bueno con una espada.

ROBERT: Él es muy bueno con una espada, pero hoy aquí depone la espada en honor a ustedes.

ADAMUS: ¡Ah! Gracias.

ROBERT: Gracias a ti.

ADAMUS: Sí, gracias a ti. Ah, entonces… (Aplauso de la audiencia)

LINDA: Hermosa. ¡Guau! Siento como que estoy en la iglesia.

ADAMUS: Ah. Hermosa. Ahora me siento en casa. Sí. Mm.

Entonces ahora podemos continuar con nuestra ceremonia, sí, la de “Cruzar la Línea Atlante”.

Tomemos juntos una respiración profunda

(Pausa)

…cruzando la Línea Atlante… moviéndonos hacia la realización de la iluminación. Realmente estoy disfrutando tanto este atril.

Queridos Shaumbra… siento como que estoy ante el advenimiento de un discurso.

Es hora de ir Más Allá.

Queridos Shaumbra, el viaje inició para todos nosotros en los Templos de Tien en la Atlántida. En los Templos de Tien nos reunimos. Visualizamos un tiempo precisamente como este, trece ciclos más tarde, un tiempo de cambio y un tiempo de evolución para todos nosotros. Empezó ahí.

No sabíamos qué giros y vueltas ocurrirían en el sendero. No teníamos idea, ninguna noción de las adversidades y los desafíos, las lágrimas y las risas. Ni siquiera podíamos posiblemente imaginar en ese punto cómo habrían días y vidas en que llegaríamos a estar completamente perdidos, completamente llenos de pérdida de esperanza, pérdida de visión, pérdida de identidad. Pero atrás en los Templos de Tien, imaginábamos un tiempo que vendría en que podríamos decir la palabra ‘iluminación’, en que podríamos aceptarla dentro de nosotros, en que literalmente podríamos introducir esa conciencia a esta realidad – una realidad que sabíamos sería densa y áspera, una realidad que casi trataría de barrerla de nosotros. Pero con una profunda pasión que todos volvimos a introducir en la Atlántida, sabíamos que ella se sostendría y sabíamos que florecería aquí en la Tierra. 

La Atlántida fue un tiempo de lo mental, del desarrollo de la mente, la estandarización de nosotros mismo como seres humanos en este planeta que amamos tanto. Fue un tiempo para pensar, un tiempo para estructurar, fue un tiempo para diseñar, y eso hicimos. Diseñamos la plantilla entera del humano que ahora vemos en el planeta.

Y en la Atlántida también visualizamos un tiempo en que daríamos un paso al otro lado de esa línea de lo mental – lo mental que nos mantenía en nuestro sitio, nos mantenía juntos, nos reunía, nos permitía ver nuestro mundo a través de ojos humanos y mentales. Pero nos dijimos: “Llegará un tiempo en que crucemos esa línea, en que vayamos más allá de la era mental, en que entremos en la siguiente era de la Nueva Energía”, y aquí estamos. Aquí estamos hoy. 

Después de la Atlántida, regresamos de debajo de la tierra donde vivíamos por protección, pero también simbólico de nuestra propia mirada interna; ir a la visión interna, conectar con nuestras almas y nuestro divino que hubiera sido difícil de hacer mientras aún estuviéramos ocupados con todas las actividades del exterior o el mundo de arriba.

Y de ahí fuimos hasta los tiempos de Egipto, surgiendo, literalmente, desde la tierra hacia lo que son los templos, las pirámides por todo el mundo. Emergimos. Tantos de ustedes en los tiempos de Egipto, en las grandiosas pirámides, en la Cámara de los Reyes, inhalando nuestra divinidad, inhalando nuestros potenciales para esta era de la humanidad.

Más tarde, uniéndose en cuerpo o espíritu en el tiempo de Yeshua como Esenios, como los que introdujeron los misterios a este planeta y al precursor de lo que muchos pensaban que sería el principio de un nuevo tiempo y una nueva era, pero todos ustedes sabían que ya había empezado. Caminando las tierras de Israel con el gran Maestro Yeshua, introduciendo esas energías, sembrando esta Tierra con la energía Crística, la energía del Cristo.

No olvidar los tiempos de Tobías. Sí, Tobías. El querido Tobías, y tantos de ustedes estuvieron igualmente en esos tiempos. Tobías padre, también llamado Tobit – Tovius. Tobías hijo, Sara, el Arcángel Rafael. Una bella historia y tiempo cuando, otra vez, estuvimos todos juntos, todos reunidos por este propósito de realizar lo que habíamos imaginado atrás en los templos atlantes.

Y luego en las Escuelas de Misterio – ah, las Escuelas de Misterio – por toda Europa. Un lugar de diversión y estudio, un lugar de realmente entender cómo introducir lo divino. Pero, como saben, el mundo no estaba bastante preparado en ese tiempo. Las Escuelas de Misterio eran como islas, como islas en sí mismas, muchísima celebración, pero en el momento que ustedes – nosotros – caminábamos en el mundo exterior, era un impacto. Era traumático, ir de las hermosas energías en la Escuela de Misterio a la muy, muy densa, densa conciencia del mundo humano.

Y ahora, este tiempo. Hace trece años la verdadera energía de Shaumbra comenzó a manifestarse. Durante los años muchos de ustedes reunieron este nuevo llamado del Arcángel Gabriel, este nuevo llamado a juntarse, diciendo: “Es hora de tu iluminación”. Es hora. Ese llamado que nos ha reunido, mes tras mes, durante estos años. Un llamado que ha sacado a la luz algo dentro de ustedes, dándoles el coraje, dándoles la esperanza para su propia iluminación. No por el mundo, no por su familia, no por nadie excepto ustedes. Les ha dado el potencial traído a esta Tierra para que esté en su iluminación.

En este día vamos más allá. Cruzamos al otro lado de la Línea Atlante, cruzamos al otro lado fuera de lo mental, lo mental en el que han estado, casi atrapados adentro. Hemos hablado de ello tan frecuentemente durante nuestras reuniones, pero hoy podrían decir que las energías son adecuadas. Ellas están aquí para que ustedes vayan más allá. Más allá.

Este hermoso atril es más que algo en lo que me voy a apoyar y aporrear en los meses y unos años por venir. Es más que solo una pieza de mobiliario, más que solo la madera.

Este atril – y espero que todos ustedes lo tocarán antes de irse – este atril es verdaderamente un símbolo, un símbolo de dónde están todos ustedes. Es el símbolo de su sabiduría. Este no me fue dado a mí. Este les fue dado a ustedes. Es un símbolo de su sabiduría. Es un símbolo de lo tienen para ofrecer a otros como maestros de las energías espirituales. Es un símbolo de todo lo que han aprendido, hemos dicho juntos, durante estos trece años.

Es un símbolo de la iluminación. Es un símbolo de ustedes – tomando su lugar legítimo en su atril. Todos y cada uno de ustedes, no metafóricamente sentados en la audiencia, sino estando en su propio atril, hablando con su propia voz. Con la audiencia que puede ser nadie salvo ustedes, o una audiencia que podría llenar grandes salones.

Este es un símbolo del viaje, cuán lejos hemos llegado desde los Templos de Tien en la Atlántida, cuán lejos han legado ustedes en solo trece años. Sé que a veces parece un largo tiempo, trece años. Trece años dedicando su vida, y más, pero trece años como la energía Shaumbra. Pero cuando consideran cuán lejos atrás estaban los tiempos atlantes, los tiempos de Tobías, Yeshua, incluso las Escuelas de Misterio, trece años es un tiempo muy corto, ciertamente. Así que

Lo único que nos falta es el champán. Pero entiendo que habrá un poco de consentimiento más adelante en el día.

Así que, queridos Shaumbra, tomemos una respiración profunda por el símbolo de su sabiduría, de sus enseñanzas, de su viaje. El atril – como sea que lo quieran llamar, tribuna del orador, podio – ese representa su sabiduría.

Ah, respiración profunda. Ah. Bien. Bien.

La Línea Atlante

Ahora bien, La Línea Atlante de la que estoy hablando es lo mental, y quizá es el mayor reto que cualquiera de ustedes tiene ahora mismo. Cauldre me está diciendo que me estoy quedando sin tiempo. Tengo siete minutos para hacer mis fascinantes declaraciones.

La Línea Atlante es mental. Quizá, yo diría, la más grande dinámica… (Alguien se levanta para ir al baño) Sí, iremos juntos.

JOANNE: Oh, okey.

ADAMUS: Sí, por favor. Yo te escoltaré.

La más grande dinámica ocurriendo en… ¿adónde vamos?

JOANNE: No sé adónde vayas tú. Yo estoy yendo al baño.

ADAMUS: ¡Oh, yo también! Ahí es exactamente a donde estaba yendo (risas cuando sale del salón con ella). Bien. Bien. Estoy contento. Sí, te ayudaré a lo largo del sendero. Es una de las cosas de la iluminación, tú sabes. Sí, caminar a lo largo del sendero. Sí (risas). ¿Y qué compartimento quieres? (Ella ríe)

JOANNE: Este es el de las chicas.

ADAMUS: ¿Quieres el de la izquierda o la derecha?

JOANNE: Las chicas pueden usar el interior y los chicos tienen que usar el orinal de afuera.

ADAMUS: Oh no, solo entraré aquí contigo.

JOANNE: ¡Oh!

ADAMUS: No, no, no. Esto está bien. Esto está bien. Sí. Aguanta un segundo (Linda está aclarando su garganta; Dave ha ido atrás con la cámara). Nos tienen que tomar una foto. Sí. Sabes, hoy siento que también traigo puesto mi vestido. ¿Cómo me levanto esta cosa para ir? Oh, bueno, okey. Buena suerte. Buena suerte. Si necesitas ayuda solo llama (risas cuando regresa al salón). Solo trataba de ayudar. ¿Estás bien ahí adentro?

Eso les enseñará a todos ustedes a no hacer pipí durante la charla (risas). Si sienten tantas ganas, aguántense (más risas)

Entonces en qué estábamos. Estábamos hablando del cambio más grande de todos ustedes teniendo lugar ahora mismo. El cambio más grande. De hecho, quizá sea el cambio planetario más grande ahora mismo, pero es el cambio más grande por el que ustedes están pasando. ¿Ella está pasando por un cambio allá atrás? (Risas)

El cambio más grande por el que ustedes están pasando es la libertad. Es lo que… si resumen todo lo que el planeta está atravesando ahora mismo – el conflicto y la turbulencia y todo lo demás – todo es acerca de la libertad. Todo acerca de la libertad. Y hemos hablado sobre esto. He irritado antes a algunos de ustedes, porque dije que no estaba realmente seguro que los humanos estén listos para la libertad. ¡De veras! Se han acostumbrado a no tenerla. Se han hecho complacientes. Al parecer han permitido que alguien los cuide, y luego se acostumbraron a quejarse de ello.

Pero lo que está sucediendo ahora mismo, si echan una mirada a algunas de las guerras, a algunas de las cosas ocurriendo en este planeta, el conflicto real, es acerca de la libertad, y todavía hay una enorme pregunta. ¿Están listos los humanos para la libertad? Sí, Poliana, sería lindo decir que de todo punto los humanos son seres hermosos y maravillosos, pero todavía están en la conciencia mental atlante, una conciencia que ha sido programada, que ha sido entrenada a no tener libertad. A pensar que tienen libertad, pretender que tienen libertad, pero en realidad no tenerla.

Ustedes, con su pasión por la iluminación, con su pasión por la soberanía, están pasando por un cambio hacia la libertad. Hacia la verdadera libertad, soberanía, el Yo Soy, no dependientes de ningún otro ser, no atrapados en los funcionamientos de la conciencia de masas, Esa es una difícil. Dejarse en libertad de las familias espirituales, sus familias angélicas. Dejarse en libertad de su familia biológica. Dios los ama a ellos. Ustedes déjenlos (risas). Déjenlos en términos de su propia libertad para no estar atados al karma ancestral, la bilogía ancestral. Ámenlos por el Yo Soy, por el Dios interior, pero no solo porque son su familia. Libertad de su propia expresión, para su propia expresión. Libertad de la mente.

Ahora bien, no es por decir que la mente no tiene un lugar, sino que de hecho, si realmente sienten dentro de ello, la mente ya no quiere el lugar en el que ha estado. De veras no lo quiere. Es lo que los hace… al parecer lo que los hace dudar. De hecho, su mente en realidad no los hace dudar, sino que la mente procesa toda la conciencia acerca de la duda. Eres tú el que estás dudando de ti mismo, pero entonces la mente va a trabajar en servicio a ti, procesando todo ello, surgiendo con recuerdos del pasado, momentos en que has estado herido, momentos en has sido arrojado a los leones y los lobos y todo lo demás. Así que la mente al parecer es un colaborador en todo esto.

Llegamos aquí a este punto de la libertad, hoy, ahora mismo, en este salón con todos los Shaumbra de todo el mundo, y les planteo la pregunta, una vez más: ¿Están individualmente – no la contesten de inmediato, sientan dentro, porque hay algo de letra menuda – están listos para este cambio hacia la libertad? La letra menuda es, bueno, tendrán libertad, tendrán soberanía, pero cuando cambian hacia la libertad, liberan los apegos en todas las cosas que los han mantenido en una especie de prisión o lejos de la libertad.

Y ustedes dicen: “Bueno, no es eso una cosa buena?”. No sé. No sé, porque ¿cuáles son las cosas a las que todavía se están asiendo? ¿El dinero – o sus viejos conceptos sobre el dinero? ¿Amigos y familia? ¿Miedo a estar solos en el mundo? La soberanía es estar solo, por cierto, pero muchos de ustedes tienen miedo… oh, me gusta esto (el atril). Esto está tan bien (risas; Robert dice algo y Adamus ríe). ¡No cubre esto! Sí. Aunque estupendas fotos, para Crash. Sí. ¿Intentaste brincar arriba y abajo sobre él para asegurarte de que es macizo? Sí. Tú lo llamaste una tribuna de orador. Todavía no me paro sobre ella. (N. de T: juego de palabras en inglés: stand=tribuna; stand= estar parado) (Robert contesta y ambos ríen)

¿Entonces están listos para esta libertad? Porque significará soltar todos los apegos en una amplia variedad de cosas. ¿Y si mañana pierden su trabajo? “¡Aah! ¿Qué hice mal?” van a decir. No, es la libertad. Es verdadera libertad. Relaciones, todo lo demás, no entraremos en ello porque no quiero deprimirlos, pero es liberar hacia su soberanía, hacia su libertad. Pero a lo que realmente vamos a echarle una mirada hoy es a la libertad más allá de la mente. Libertad más allá de la mente

Nuevamente, la mente ha limitado su habilidad para ver los potenciales, y los potenciales son espléndidos. En nuestra próxima serie iniciando en oct… (Se frena de golpear el atril).
Iniciando en octubre – quizá algo de reforzamiento - nuestra próxima serie iniciando en octubre será sobre los potenciales. La titularemos “Los Nuevos Potenciales” o algo más ingenioso que eso.

La mente los ha estado conteniendo… ustedes han permitido que la mente los haga abstenerse de ver los potenciales, por lo tanto, en realidad no han sido libres. Los potenciales que están más allá de la mente son fenomenales, impresionantes, emocionantes, pero son tan cuánticos; cuánticamente diferentes de la manera que ustedes han estado pensado hasta ahora. Tan cuánticamente diferentes.

Está casi fuera de ser capaz de explicarlo ahora mismo, los potenciales que están surgiendo para que ustedes los realicen, que están en su vida, no están viniendo de mí, están viniendo de ustedes.

JOANNE: (Regresando del baño). Hola.

ADAMUS: ¿De regreso? Bien.

Los potenciales están más allá de la mente. Cosas en las que se considerarían locos de siquiera imaginar ahora mismo, que dicen: “Esto sencillamente es demencial. Eso es absolutamente demencial”, pero de hecho no lo es. Pero habrá cambios en su vida. Habrá cambios.

Cambios

Quiero hablar de cambios por un momento. Tuvimos una conferencia de energía muy elevada en nuestro reciente Caminante del Sueño Vida (hace doce días). Muy elevada. Fue el epítome. Fue muy hermoso. Ustedes se estremecían. Entré la primera mañana y dije: “Las energías ya se están moviendo. Ya están fluyendo”. Y dije: “Ellas van a continuar. Ustedes van a llevarlas a nuevos niveles. Van a llevarlas a sorprendentes nuevos niveles, pero…” y nadie oyó el pero. Hm. Quizá olvidé decirlo (Adamus ríe). Pero sí dije cuando regresen a su vida, a su vieja identidad – su casa, su coche, su trabajo y todo lo demás – va a ser difícil por un período de tiempo, un período de tiempo corto. ¿Por qué? Porque están pasando por un cambio cuántico.

Nada es como era cuando ustedes se marcharon, y lo que experimentamos en el Caminante del Sueño Vida arriba en las montañas, es diminuto comparado con lo que van a estar experimentando en los próximos años. Diminuto, en términos de lo que realmente estaba sucediendo.

Entonces, mis queridos amigos, ¿cómo cambian? ¿Cómo pasan por eso? ¿Cómo se abstienen de que los aplaste totalmente?

Bueno, primero que nada, se dan cuenta de que no va a aplastarlos. En segundo lugar, se dan cuenta de que van a tener efectos. Van a sentirlos en su cuerpo, porque su cuerpo está cambiando drásticamente ahora mismo. Van a tener cambios en su estilo de vida cuando pasen por un cambio como ese. Es agitado y lleno de baches al principio. Van a descubrirse – se descubrirán - si tienen necesidad de descanso, escapándose de los otros. La mente crea actividades para justificarse, para mantenerse ocupada, y tantos de ustedes – ocupados todo el tiempo. Actividad tras actividad, proyecto tras proyecto, y no realmente en los senderos de la iluminación; solo para mantenerse ocupados.

Cuando pasen por un cambio mayor, las cosas sucederán. Puede que los ponga por el suelo. Puede que se enfermen. Puede que enloquezcan, dementes. De veras. Y uno de sus amigos Shaumbra enloqueció. Y eso es una cosa buena. Es una cosa buena. No se sientan mal.

El querido Joe, el querido Joe necesitaba ese tiempo tranquilo, necesitaba el tiempo para salir de su mente. Ahora mismo, mientras estamos hablando de ir más allá de la mente, de hecho tiene un hermoso efecto residual para Joe, porque Joe está saliendo de su mente por todos ustedes, de alguna manera. Lo está haciendo por él mismo, pero tiene un efecto en ustedes. El que ustedes sientan dentro de ello ahorita lo está ayudando a él.

Saco a colación este punto – y voy a tener que sacarlo a colación otra vez más adelante para recordarles – vamos a pasar por… ustedes han estado pasando por cambios, pero vamos a estar pasando por cambios cuánticos en esta nueva Serie y más allá. Permitan que estos cambios ocurran en su vida. Cuando algo suceda, no entren en el pánico de pensar qué han hecho mal. ¡No pueden hacer mal en la iluminación! A decir verdad no pueden dar marcha atrás, jamás. No pueden. No pueden decir: “No estoy seguro de esta iluminación. Voy a echarme para atrás”. No pueden en modo alguno. Tampoco pueden hacer mal en la iluminación.

Así que tomemos una respiración profunda con eso.

Muchos de ustedes han pasado por enormes cambios durante las últimas semanas – enormes cambios – y pasaron por ellos bastante airosamente. Permitieron estos cambios. Se escucharon. Cuando se sentían cansados, dormían. Hicieron las cosas que debían. Hicieron respiraciones cuando empezaban a meterse en dificultades, en otras palabras, demasiada actividad mental. Se imaginaron a Aandrah. Algunos de ustedes fueron con… muchos de ustedes fueron con Aandrah (Adamus ríe). Estos cambios van a continuar ocurriendo.

A fin de entender realmente los cambios, lo que está sucediendo, es importante comprender la relación entre lo que ustedes llamarían el sí mismo humano, el Cuerpo de Conciencia, y su alma, su divino.

Imaginen por un momento un libro brillante (risas cuando Adamus muestra su libro “Vive Tu Divinidad”). Este libro contiene muchos elementos diferentes. Papel. Papel, que generalmente viene de los árboles. Papel. Y si en verdad miran el papel, si lo miran de cerca, hay fibras aquí adentro. Ellos están hechos de un montón de fibras que han sido comprimidas para crear el papel.

Hay tinta en las páginas. Tinta en las páginas que forma palabras. Solo son garabatitos chistosos, pero cuando lo leen, significa mucho. Y hay pegamento que lo mantiene junto.

Al parecer en una analogía fatal, esto es como su sí mismo humano. Ustedes son la tinta. Son las palabras en el papel. Son la historia que está siendo escrita en el papel. El papel, podrían decir, sería su espíritu, su esencia. Y el pegamento, el pegamento es la energía y la conciencia que mantiene todo junto.

Entonces las palabras están separadas del papel, hasta cierto punto. Están en el papel, pero están separadas, y de alguna manera, así es como ustedes se ven. No son el papel, son las palabras. Son la tinta en la página, y el papel ha estado separado. Y el pegamento – no siempre siquiera consciente de ello.

Lo que sucede al entender la relación de todos estos elementos es que repentinamente en realidad ya no hay papel. En realidad no es una tinta. Empiezan a mezclarse. Incluso las fibras del papel en sí mismo ya no son solo mantenidas en su sitio como fibras. Empiezan a moverse, cambiar, mezclarse, creando todo un tipo de fibra distinta hasta el punto en que realmente no hay separación entre el papel, las palabras, la tinta, el pegamento. Eso es lo que está sucediendo.

Ustedes ya no son solo el humano. Han cruzado al otro lado de la Línea Atlante de la mente. Ya no hay esta distinción o separación entre el Espíritu, el humano, lo mental, o algo de la energía, cualquiera de estas cosas. Se mezcla. Ese es el proceso de transformación por el que todos y cada uno de ustedes está pasando.

Hay cambios que tienen lugar que a veces van a sentirse como baches en el camino o accidentes en el camino, y no lo son. No lo son. A donde vamos desde aquí es a los potenciales cuánticos, los cambios cuánticos más allá de la mente. A veces sentirán que se están volviendo locos. Hay veces en que su mente se cerrará o se desconectará, o incluso veces en que su cuerpo sienta como que está pasando por tremendo dolor o conmoción. Va a haber momentos, a veces, en que incluso sientan como que sencillamente van a morir. Pero de hecho, en realidad solo están cobrando vida.

Así que tomemos una respiración profunda.

Permitiendo el Cambio

¿Cómo hacemos los cambios? Tomen una respiración profunda. Siempre ayuda. Ayuda a aquietar la mente, ayuda a introducir algunas energías, ayuda a facilitar los cambios por los que están pasando.

También pueden hacer una merabh. Entonces por qué no hacer una ahora mismo (algunos aplausos; Linda dice “Yay”). Hagamos una merabh de cruzar la Línea Atlante, la línea mental. En esta merabh con Yoham, simplemente sean. Simplemente permitan. Una merabh es realmente permitir. Permitir. No forzar. Ese es uno de los cambios cuánticos, cuánticos que vamos a estar discutiendo – ya no forzar.

¿Pueden imaginar – antes de que suene la música – pueden imaginar este nuevo potencial en que incluso ya no tienen que intentar? ¿No intentar? Intentar es una energía mental. En que no tienen que forzar nada. No tienen que forzar un cambio con una merabh, ella simplemente lo hace. ¿Por qué? Porque ustedes lo imaginaron. Lo introdujeron.

A donde vamos con esto, no hay que resolver nada de ello. No hay resolverlo. No pueden. No quieren. Resolver las cosas es muy mental, y de hecho va a ser incómodo tratar de resolver las cosas. También va a ser incómodo no resolver las cosas, porque la gente les va a hacer preguntas.

Ellos van a llegar con ustedes y dirán: “¿Por qué la iluminación?” y ustedes no van a ser capaces de resolverlo. No van a tener la respuesta, y por un breve momento se van a sentir estúpidos, como, “¡Ah! Todo lo que hago es esa iluminación y ni siquiera puedo contestar la pregunta de alguien en la calle”. Y entonces repentinamente, puesto que su mente ya no los está limitando o controlando el pensamiento, de repente sencillamente la entenderán y no vendrá de la mente, pero la entenderán. Y cuando ellos hagan esa pregunta “¿Por qué la iluminación?” y ustedes estén atorados por las palabras, solo van a hacer esto (gentilmente toca a alguien). Solo van a tocarlos en el hombro o en la cara o en cualquier parte – ellos lo van a entender. Ni una palabra necesita que ser dicha - ¡Juuh! – directo en ellos. ¡Ah! Ahí es donde estamos yendo Shaumbra. Ahí es donde estamos yendo.

No es magia. Ninguna magia para nada. De hecho, tengo que reír. Ja. Ja. Ja (risas de Adamus y el público). No hay secretos. No hay misterios. No hay magia. Este es el estado natural de ser. Estado natural de ser. Todo lo demás ha sido antinatural.

Así que hagamos una merabh, cruzando la Línea Atlante, moviéndonos más allá de solo la mente. Oh, lleven a la mente con ustedes, porque va a cambiar. Precisamente como cambia la relación entre la tinta y el papel y el pegamento, cambia a relación con la mente. Ya no tienen que resolverlo, gracias a Dios. Ya no tienen que trabajar en ello.

Así que una merabh. Unos cuantos minutos de música hermosa (a Yoham). ¿Te gustaría que yo cantara contigo esta vez?

EINAT: Sí, ¡por supuesto! (Adamus ríe)

(Comienza la música)

ADAMUS: Unos cuantos minutos de música hermosa y solamente permitir. Permitir. Es una palabra a la que vamos a regresar una y otra vez – permitir.

Vamos a realizar una experiencia especial de Permitir Cuántico – no un taller, sino una experiencia – para aquellos que quieran cinco días de permitir intenso, surgirá a principios del próximo año. Y estaremos hablando a menudo de permitir. De eso se trata. Libertad es permitir. Permitir es libertad. Entonces

Con la música, con la merabh, un cambio. Un cambio. Un cambio garboso. No quiero cachar a ninguno de ustedes pensando su modo a través de esto.

Y si la música está sonando y ustedes se están preguntando “¿Esto está funcionando? ¿Esto está funcionando?” deténganse, por favor. ¿No están cansados de esa vieja manera? Sí, ¡está funcionando! Obviamente. ¿Por qué? A causa de Yoham (riendo). No, porque ustedes lo están permitiendo. Lo están permitiendo. Está funcionando. Podrían preguntarse todo el día, ¿Es esa la manera en que quieres seguir viviendo? O decir, “Está funcionando”.

El cambio garboso. Re-equilibrio en el cuerpo, mente, espíritu. Está funcionando. Eso es una merabh. ¡Ah! Ustedes no tienen que hacer nada. 

Cruzando la Línea Atlante… aquí estamos trece eras después.

(Pausa)

Un tiempo que ustedes visualizaron. Oh, no sabían la fecha, no importaba.

(Pausa)

Era más sobre el potencial.

(Pausa)

Deslizándose garbosamente al otro lado de esa línea

(Pausa)

…hacia el sentimiento real, el tipo de sentimiento que hoy fue expresado antes respecto a la iluminación.

(Pausa)

No tuvieron que irse mentales. Expresaron a través de sus sentimientos.

(Pausa)

Cruzando la línea

(Pausa más larga)

…potencial de la libertad. Ah, libertad – retornando a su estado natural. 

(Pausa)

Es agradable saber que no hay nada que tengan que obtener o lograr. De vuelta a la libertad, a su estado natural.

(Pausa)

La mente quisiera una para tratar de lograr iluminación.

(Pausa)

Ya está aquí. Ya es su estado natural.

(Pausa)

En la libertad, también es la oportunidad de vivir sus sueños. Hablamos de eso antes con muchos de ustedes, no solo soñar sus sueños sino de hecho vivirlos. Estar en ellos. Traerlos aquí. Experimentar el sueño. Ya no una separación entre esto que conocen como un humano y sus sueños, ellos se juntan.

(Pausa)

Es cuántico. Es total consentimiento… y no hay nada que tengan que hacer para llegar ahí más que permitirlo. Eso es lo mejor. Ningunos secretos, ningunos misterios, ningunos 1,000 dólares. Está regresando a ustedes. Regresando a quien ustedes son.

(Pausa)

Me encanta observar a algunos de ustedes empezando a entenderlo ahora mismo. Algunos de ustedes aún están diciendo: “¿Estoy haciendo esto bien?”. Algunos de ustedes están diciendo: “De veras necesito levantarme e ir al baño, pero Adamus me seguirá”. Algunos de ustedes están enojados.

Es una cosa interesante. Algunos de ustedes están preguntándose si realmente están listos para ello o son merecedores – merecedores – y eso es muy interesante. Bueno, por supuesto que están listos si quieren estarlo. Y por supuesto que nunca van a ser merecedores si siguen pensando así.

Crucen la Línea Atlante. Crucen la Línea Atlante. No se tienen que preguntar si son merecedores. Esa pregunta es absolutamente irrelevante. Absolutamente irrelevante. Simplemente es una cuestión de si esto es algo que están eligiendo. Eso es todo.

Así que escuchen, mientras la música de la merabh sigue sonando.

(Pausa larga mientras la música continúa)

De manera que, cruzando la Línea Atlante, más allá de la mente, vastos nuevos potenciales esperan. No tienen que pensar en ellos o preguntar qué hay realmente ahí o si ustedes están listos. No. Vamos a ir a explorar. Vamos a ir a experimentar.

Habrá cambios. Habrá veces en que van a sentirse torpes o raros, porque están cambiando de un nivel a otro. Ustedes están cambiando. Y mientras entramos en esto en nuestra próxima serie, solo tomen una respiración profunda, hagan algunas merabhs de vez en cuando, solo permitan que estos cambios tengan lugar. Bien.

Gracias a Yoham. Buena música merabheña.

El Arcángel Miguel

Ahora bien, con eso, es hora de las bendiciones, del amor del Arcángel Miguel, de que venga con nosotros, que esté con nosotros aquí. No frecuentemente tengo invitados aquí en el Teatro Shaumbra. De vez en cuando, pero no, me gusta mi tiempo de estar con ustedes. Tenemos mucho trabajo que hacer. Me gusta seguir empujándolo hasta el final, pero especialmente me gusta cómo Miguel y Robert Theiss y Koka reúnen las energías y traen esta hermosa energía de Miguel para todos ustedes.

Y sí quiero señalar que este atril que tenemos aquí es verdaderamente un regalo de las familias del Arcángel Rafael, del Arcángel Miguel, de Yeshua, por supuesto, y Metatrón. Así que esto es de ustedes. Gracias. Y con eso, es un honor compartir este estrado con el Arcángel Miguel. Gracias. Gracias. (Aplauso de la audiencia) 

ARCÁNGEL MIGUEL: Creador, has dejado tu libro (refiriéndose a “Vive Tu Divinidad”).

ADAMUS: Oh, es para que tú lo leas (risas).

ARCÁNGEL MIGUEL: Oh. Oh sí. Sí.

ADAMUS: Hay nueva información para ti, Mike.

ARCÁNGEL MIGUEL: Sí. Sí.

ADAMUS: Sí.

ARCÁNGEL MIGUEL: ¿Cuál capítulo recomiendas, dandi?

ADAMUS: “Alquimia de la Luz y la Oscuridad”.

ARCÁNGEL MIGUEL: Absolutamente.

ADAMUS: Ese es uno de mis favoritos.

ARCÁNGEL MIGUEL: Absolutamente.

ADAMUS: Sí. Sí, bien. Gracias.

ARCÁNGEL MIGUEL: Saludos. ¿Cómo estoy con ustedes sin la espada? ¿Ya terminaron de permitirme combatir sus demonios por ustedes? ¿Es realmente ese tiempo en que podemos ser tan libres para saber que no hay nada allá afuera o dentro de ustedes que necesiten temer de nuevo alguna vez? ¿Están listos para esa libertad? Ciertamente.

Este es el grupo – este es el grupo – a la vanguardia de tal libertad, ya que mi querido amigo y profesor el Maestro Adamus ha presentado y compartido con ustedes una variedad de productos, servicios, programas (risas).

ADAMUS: Pero ¡hay de mí! no soy un arcángel.

ARCÁNGEL MIGUEL: Ciertamente.

ADAMUS: Simplemente un Maestro Ascendido.

ARCÁNGEL MIGUEL: Ciertamente.

ADAMUS: ¡Lo cual me recuerdas todo el tiempo!

ARCÁNGEL MIGUEL: Ciertamente (risas).

ADAMUS: Pero tengo una linda túnica. (Adamus se pone de pie y presume su túnica)

ARCÁNGEL MIGUEL: Hm.

ADAMUS: Y un libro.

ARCÁNGEL MIGUEL: Pero con este grupo, después de todas las enseñanzas, toda la danza y toda la celebración, ¿podemos finalmente hacer esto real – la energía, la dimensión, la experiencia, el amor a la vida en sí misma – para convertirnos en los nuevos amantes de la vida? ¿Se tienen ese amor para ser eso? Ciertamente, como Adamus ha estado compartiendo con ustedes, para dejar de pensar en ello. Dejar de pensar en el amor.

Yo estoy absolutamente enamorado de ustedes o no estaría aquí, ya que ¿no es esto más bien un tipo de experiencia aburrida si no están enamorados de la vida? Dejen de llevarme a rastras (algunas risas). Este es el tiempo, y ustedes son el grupo. No hay nadie por delante de ustedes. ¿Eso es una carga o una alegría? (La audiencia dice “Alegría”). Ciertamente. ¿Es una carga o una alegría? (La audiencia dice nuevamente “Alegría”). Ciertamente.

Es mi alegría entonces servir a los nuevos creadores, ya que eso es lo que miro. A aquellos que tuvieron el coraje de entrarle a un viaje, una aventura, una experiencia para descubrir algo que nadie más ha descubierto, menos todos los Maestros Ascendidos. Pero ellos, también, están absolutamente enamorados de ustedes. No pueden evitar estar enamorados de ustedes precisamente como ustedes lo están, y rompería su corazón, como rompería el mío, si ustedes eligen darle la espalda a este tipo de libertad – una libertad que los sitúa siempre a la vanguardia de sus creaciones. Siempre. Qué paso tan audaz. Qué paso tan audaz. ¿Existe en este salón tal amor por esa audacia?

Nosotros la vemos. La vemos. Y entendemos en el parpadeo de un ojo que ustedes desearían que todo ello fuera verdad, y sin embargo su cuerpo no sería capaz de integrarla. Su mente lo haría, ciertamente, se volvería aún más loca. Pero ustedes tienen la sabiduría y el amor para permitir que esto se integre. ¿Pero existe el mañana para verdaderamente hacer real esta elección? ¿Existe el mañana para esta experiencia? ¿Van a esperar a mañana? (Alguien dice “No”). Ciertamente. Ciertamente. ¿Y van a dejar de pedirme que combata a las criaturas que ustedes crearon? Hm.

Con este grupo, depongo mi espada. ¿Por qué? Hm. No porque, como mi socio sospecha, puedo estar desarrollando un túnel carpiano (risas). Ciertamente. Depongo mi espada por el profundo respeto a ahora co-crear con ustedes conscientemente. No por encima de ustedes, ya que ustedes me dieron a luz como un arcángel. Todo lo que yo soy, ustedes lo son. Ahora háganlo propio. Háganlo propio. Inhalen ese potencial como si fuera real, incluso si su mente pregunta: “¿Cómo podría yo ser esto? Ya que todos los libros y todas las enseñanzas han sugerido lo contrario”. Mira hacia arriba por encima de ti y ahí encontrarás algo más grandioso que tú mismo. Pero nosotros miramos hacia abajo encima de ti y vemos la grandeza. La vemos. Ahora deja de esconderte de ella.

Ahora bien, mi pregunta – verdaderamente, mi pregunta - ¿cómo quieren que los sirva, creadores? La espada está abajo. No más batallas. No se trata de la luz y la oscuridad. No hay nada allá afuera que necesitemos temer. ¿Cómo puedo servirlos? Hablen, aquí arriba. Primer voluntario. Ciertamente. 

ALAYA: ¡También obtengo un micrófono!

ARCÁNGEL MIGUEL: Puedes obtener cualquier cosa que quiera.

ALAYA: Gracias.

ARCÁNGEL MIGUEL: ¿Prefieres un color diferente? En el atril, por favor (ella va hacia el atril).

ALAYA: Me gustaría ir montada sobre tus alas y ver lo que tú ves.

ARCÁNGEL MIGUEL: No. No.

ALAYA: ¿No? ¿Te gustaría ir montado sobre mis alas y ver lo que yo veo?

ARCÁNGEL MIGUEL: ¿Y si las alas nunca existieron? Solo ¿estamos dispuestos a emprender juntos el vuelo? En tus palabras.

ALAYA: Viajar y volar y ver y experimentar y ser y respirar… sentir.

ARCÁNGEL MIGUEL: Sí. Ahora bien, ¿de veras estás queriendo esta libertad? (Ella suspira). Déjame demostrar. ¿Puedo tocar tu cuerpo?

ALAYA: Sí.

ARCÁNGEL MIGUEL: No puedes tenerla. Responde.

ALAYA: Ni siquiera me estás tocando. Estoy ida. Estoy acabada.

ARCÁNGEL MIGUEL: Hm (a David). Tú toca las piernas. ¿Puede él tocar tu cuerpo? (Ella asiente con la cabeza). Sujeta sus piernas (David sujeta sus piernas). ¿Quieres caminar? No puedes.

ALAYA: Puedo. Ya estoy caminando. No necesito mi cuerpo para caminar.

ARCÁNGEL MIGUEL: Tú estás en tu cuerpo.

ALAYA: Soy parte de él.

ARCÁNGEL MIGUEL: Toda esta transformación ocurre no en un concepto sino como una experiencia física. ¿Cómo se siente que te sea negada la libertad de caminar?

ALAYA: Aunque no se me niega. No se me niega la libertad de caminar.

ARCÁNGEL MIGUEL: Camina (ella trata pero David está sujetando sus piernas; risas cuando ella batalla). ¿Cómo se siente? Él es un hombre hermoso, un servidor público ideal, pero ¡va a estar pegado a ti por el resto de tu vida! Por favor, no dañes el atril (risas).

Solo queremos demost… gracias. Gracias.

ALAYA: De nada.

ARCÁNGEL MIGUEL: Pero queremos demostrar que ¡tienen que querer esta libertad! ¿Quién más se está aferrando a ustedes? ¿A quién más le están permitiendo aferrarse a ustedes en el nombre de qué? Ustedes tienen que asumirla, y decirle no a aquellos que están incómodos, o, como Adamus ha estado diciendo, simplemente no es su momento. Quizá en vida de ustedes aquellos a los que su corazón está tan profundamente conectado desde un lugar de compasión, nunca la conseguirán. ¿Están dispuestos a comprometer su libertad por el cronometraje de ellos? (Alguien responde “No”). Pero ¿están dispuestos a ser un ejemplo viviente para toda la humanidad que quiere saber “Existe algo que está fuera del todo el dogma que nos ha sido impuesto?”. Ciertamente. Ciertamente.

De manera que, ustedes son los nuevos caminantes en libertad del Espíritu, los nuevos creadores vivientes, los nuevos chamanes, los sacerdotes renacidos, el sacerdote sin un sermón. ¡Ah! ¿No se siente maravilloso eso? Ninguna ofensa (a Adamus). 

El sacerdote sin un sermón. Solo caminando en libertad. Solo la conciencia de ser eso en vida. Este es el tiempo, hoy, en este momento. Este es el tiempo de poseer esto.

¿La libertad tiene que ser canalizada para que sea real? (La audiencia dice “No”). ¿Pueden ustedes hablar en nombre de su propia divinidad? (La audiencia dice “Sí”). ¿Y recordarlo? (La audiencia dice “Sí”). Ciertamente. Ciertamente.

Otro voluntario. Quizá en esta dirección.

LINDA: ¿Cuál dirección?

ARCÁNGEL MIGUEL: Exacto frente a nosotros. Bob está muy alterado. Le quedan tres días en la carretera con ella.

LINDA: ¡Oh! Perdón, solo estoy siguiendo instrucciones.

KOKA: Gracias. ¿Cuál es la pregunta?

ARCÁNGEL MIGUEL: ¿Cómo te sirvo, querida

KOKA: ¿Cómo me sirves?

ARCÁNGEL MIGUEL: …sacerdotisa?

KOKA: (Hace una pausa). ¿En verdad sí quieres manejar tres días conmigo?

ARCÁNGEL MIGUEL: Ciertamente. Ciertamente. Tú hablas en nombre de un linaje nacido de un género que se ha desgastado. Hablas de una soberanía que no ha sido realizada. Vives un estado de gracia que ha sido negado. ¿Cómo puedo servirte como nueva creadora?

KOKA: Creo que la mejor manera de servirme es confiar en que puedo hacer eso yo misma.

ARCÁNGEL MIGUEL: Gracias. Gracias. Otro voluntario. ¡Ah! Ya tenemos uno. Ciertamente (la audiencia aplaude cuando Linda es escogida).

LINDA: Sabía que esto iba a venir.

ARCÁNGEL MIGUEL: Yo no soy tan cortés como Adamus. ¿Cómo te sirvo?

LINDA: (Haciendo una pausa). Permitiéndome ser todo lo que yo soy.

ARCÁNGEL MIGUEL: Así sea. Así sea. ¿Esto es fácil, ¡no?

LINDA: Sí, de hecho.

ARCÁNGEL MIGUEL: ¿Podemos ahora no solo danzar juntos, celebrar juntos? ¿Tenemos que mantener esta fachada entre los reinos físicos y etéreos? (Alguien en la audiencia dice “No”) Ciertamente. Ciertamente. Entonces ¿podemos abrirlo a las preguntas generales?

Preguntas y Respuestas

LINDA: Siento que por acá.

JULIE: Lo que me llegó cuando estabas hablando de servir fue “alegría”, y los reinos de las hadas y sencillamente ver cosas y sentir cosas. Ha sido tan mágico.

ARCÁNGEL MIGUEL: Sí. Sí. Pero juega con esa magia incluso con aquellos que se ven inconscientes y demasiado densos para sentir, para saber. Velos como hadas que simplemente han perdido su camino. Y luego deja de esperarlos, a que lleguen a ser más de lo que tú ya eres, dispuesta a darte permiso de realmente levantar el vuelo aquí, dado que sencillamente puede que todavía no sea su momento, pero es tu momento. Absolutamente.

¿Qué es lo que Adamus tiene que a ustedes les falta? (Risas cuando Adamus se aferra a su atril y luego presume su túnica)

De veras. ¿Qué es lo que Adamus tiene que a ustedes les falta? (Un par de personas dicen “Nada”). ¡Vamos! Seamos honestos.

JOSHUA: La realización de la experiencia.

ARCÁNGEL MIGUEL: Sí. Pero ya hemos acordado que la experiencia empieza ahorita para ustedes.

JOSHUA: Sí.

ARCÁNGEL MIGUEL: ¿Y qué más falta?

(Joshua hace una pausa)

ARCÁNGEL MIGUEL: Tienes razón.

JOSHUA: Solo la realización.

ARCÁNGEL MIGUEL: Sí. ¿Y sin embargo empieza ahorita?

JOSHUA: Sí.

ARCÁNGEL MIGUEL: ¿No sería más divertido bailar con este personaje?

JOSHUA: Después de la parrillada (risas).

ARCÁNGEL MIGUEL: Ciertamente. Él es un bailarín bastante bueno (más risas cuando Adamus hace una mueca).

Él está demostrando una libertad que tú te niegas a ti mismo. Está demostrando una libertad que es tu derecho de nacimiento. Está demostrándola desde ambas posiciones, comedia y gracia, y te está ofreciendo la oportunidad de enamorarte de lo que él ya se ha enamorado.

Ahora bien, empieza ahorita, con la próxima respiración, y luego ha terminado. Tú has terminado. Y entonces reúnete a celebrar. Lo que conscientemente elijas respirar. El potencial – el potencial sin saber qué llega a ser ese – y tú y yo juntos hemos tenido grandes batallas, y tú desarrollarás un túnel carpiano (risas).

Pasémoslo por ahí. Gracias.

APRIL: ¿Entonces qué estoy haciendo?

ARCÁNGEL MIGUEL: Más cerca de la boca. Sí.

APRIL: ¿Cuál es la pregunta?

ARCÁNGEL MIGUEL: Es tu pregunta. Yo tengo la respuesta.

APRIL: ¡Okey! (Se pone derecha)

ARCÁNGEL MIGUEL: Sí, se siente tan bien solo pararte alto. Sentir tu espina sosteniendo tu cuerpo entero. Toda la historia que has estado cargando, todo el dolor, todos los disfraces que has usado.

APRIL: Estoy lista para dejar ir esos.

ARCÁNGEL MIGUEL: Ciertamente. Esa es tan fuerte, esa espina. Sostendrá este cuerpo. Tus piernas son fuertes. Tu cuerpo es firme. Ahora solo quiere bailar. Eso es todo lo que quiere hacer.

APRIL: Estoy lista.

ARCÁNGEL MIGUEL: Sí. Sí.

TIM: Durante nuestras muchas discusiones que hemos tenido juntos

ARCÁNGEL MIGUEL: Ciertamente.

TIM: …durante muchos milenios, ¿quién está hablando más, tú o mi gran sí mismo? 

ARCÁNGEL MIGUEL: Hm. ¿Quién quieres creer que está hablando más?

TIM: El gran sí mismo

ARCÁNGEL MIGUEL: Entonces créelo.

TIM: Pero

ARCÁNGEL MIGUEL: Pero luego, ¿estás dispuesto a actuar de acuerdo a lo que oyes que es tu verdad y ser dueño de lo que es tu verdad y afirmar que es tu verdad, y no escuchar todo el ruido de fondo que entra y sugiere que no eres tú, que hace la pregunta “¿quién está hablando?”.

TIM: Sí.

ARCÁNGEL MIGUEL: ¿Quieres esa libertad para tener ese tipo de claridad? Él la tiene (señalando a Adamus).

TIM: Él la ha tenido por mucho tiempo.

ARCÁNGEL MIGUEL: Oh, no sé de eso (risas). Sí, ¿no fue Tobías el que escuchó mis sonidos de ave en su propio encarcelamiento?

TIM: Sí.

ARCÁNGEL MIGUEL: (Hablándole a Adamus). Y ¿qué, querido colega, me estabas diciendo con los mismos pájaros gorgeadores, atrapado en tu cristal?

ADAMUS: Cien mil años. ¿Te he contado la historia? (Risas)

ARCÁNGEL MIGUEL: Sí. Creo que tuve cuatro cartas repitiéndola una y otra vez (más risas).

Así que hemos aclarado eso. Has hecho una elección, e inhalas eso para conscientemente hacer de aquello una parte de lo que estás haciendo, lo que estás creyendo, lo que estás sintiendo, lo que estás experimentando, y luego seguimos avanzando.

TIM: Sí.

ARCÁNGEL MIGUEL: Ya acabaste. Entonces dos, Maestros Ascendidos (Joshua está parado con Tim) apenas empezando a manifestarlo dentro de una realidad física, porque eligen hacerlo real aquí. Él está demostrando una libertad que en realidad muy, muy pocos han elegido incorporar, de que pueden tener su pastel y también comerlo. Pueden estar aquí en lo físico y disfrutar los etéreos. ¿O eran los etéreos verdaderamente tan aburridos que tuvieron que venir acá? (Risas)

Sí. Más preguntas, e incluyamos a Adamus.

SHAUMBRA 3 (mujer): Me gustaría oírlos a ambos hablar de la diferencia en el empoderamiento o el des-empoderamiento entre el cuidado y el tener compasión.

ADAMUS: Hm.

ARCÁNGEL MIGUEL: Sí. Si estás dispuesta a cuidar de ti misma, ese es un estado de profunda compasión. Si estás cuidando a otros que están usando tu vida como un sistema de apoyo, entonces ¿cómo llamas a eso?

SHAUMBRA 3: Alimentación.

ADAMUS: Exactamente. Es muy fácil quedar atrapado en toda esta trampa de la alimentación. Hay otros que simplemente quieren tu energía, quieren tomar eso, así que realmente depende de por qué lo estás haciendo tú. ¿Y por qué elegirías hacer este cuidado? ¿Compasión? ¿Condolencia? ¿Sanación? ¿Haber estado en el mismo rol quizá en el pasado como la que necesitaba que la cuidaran y ahora regresar al cuidado de otros? Entonces ¿qué es lo que esto plantea en ti?

(Ella hace una pausa)

¿No sabes?

SHAUMBRA 3: No.

ADAMUS: ¿Lo disfrutas?

SHAUMBRA 3: A veces.

ADAMUS: ¿Cuándo no lo disfrutas?

(Ella hace nuevamente una pausa y suspira)

¿Cuándo te sientes cansada, exhausta, preguntándote si realmente está ayudando?

SHAUMBRA 3: Cuando el efecto es que interfiere con la simplicidad de la otra gente y el empoderamiento más que devolverlos a ellos mismos.

ADAMUS: Sí. Y hay un momento en que todos ustedes han sido cuidadores de una forma u otra – sus familias, quizá su profesión – pero en que han cuidado a otros. Una de las cosas difíciles era ir de ser el sostenedor de energía y el cuidador a la energía pionera y pirata. Muy difícil, porque todavía hay una parte de ustedes que se siente muy compasivo sobre ese rol y le encanta eso; parte de ustedes que se siente un poco egoísta por hacer esto de la iluminación toda para ustedes. Pero yo tendría que decir que cualquiera de ustedes que está activamente involucrado en el cuidado, llegará un momento en que necesitarán moverse fuera de eso para cuidarse. Sí. Gracias.

SHAUMBRA 3: Gracias.

ADAMUS: Bien. Creo que tenemos tiempo para tres más.

ARCÁNGEL MIGUEL: Tres más.

ADAMUS: Tres más.

KATE: Mi pregunta sería que no estoy recordando todos los otros reinos. Sé que están ahí. ¿Eso es importante en mi iluminación?

ARCÁNGEL MIGUEL: Solo es importante que tú recuerdes cómo se siente estar conectada a los otros reinos, y mientras confíes en la sensación de esa conexión, la información sin ninguna indicación para tu mente, parecerá descargarse en tu propia conciencia como volviéndose entonces real. Pero si confías en el sentimiento, confía en la sensación. La conexión aquí entre Cauldre y Adamus no se hubiera desarrollado si Cauldre simplemente no confió eventualmente en la sensación de esta relación para que Adamus pudiera decirles a ustedes acerca los otros reinos. Y entonces el regalo que está siendo demostrado es un regalo que está siendo compartido con ustedes. También es su derecho de nacimiento. Queremos a todos ustedes aquí arriba (al frente) para nosotros poder sentarnos acá (como la audiencia) para escuchar su sabiduría. Después de un tiempo, ya no tenemos palabras para decirles. Se nos están acabando las historias (risas).

ADAMUS: Y la otra cosa para tener presente es, hagamos un pequeño cambio en todo ese concepto de ‘otros reinos’. En realidad no existen otros reinos. Existe este reino, ya sea percibido con un enfoque muy estrecho o un enfoque muy amplio. En realidad todo es el mismo reino. Siempre fue, siempre será. Entonces se trata de tomar la respiración profunda y sentirse libre de percibir dentro de las grandes áreas de este reino. No pensemos en ellos como estando allá arriba y aquí abajo o nada como eso. Definitivamente, no sé tú, Mike, pero yo no soy un fanático de las dimensiones 1, 2, 3, 4, como eso. Al parecer todo es lo mismo. Es ¿qué te estás permitiendo percibir audazmente?

Ahora bien, puesto que los humanos han estado limitados o contenidos dentro de cierto nivel de percepción, cuando se abren se siente incómodo. Tienen vértigo. Sienten que se están volviendo locos. Su cuerpo empieza a vomitar y cagar y hacer todas estas otras cosas, y se sienten muy incómodos, pero eso es solo una adecuación a la amplitud de este reino. Sí.

No me gusta cuando entramos en todas estas dimensiones y reinos. Crea incluso más separación. Es ¿qué tan grande es tu voluntad de respirar dentro de este reino? Sí, qué gran playera. Sí.

(Linda le pasa el micrófono a Paul. Él se pone de pie y no dice nada. Adamus empieza a caminar hacia él y el Arcángel Miguel lo sigue)

ARCÁNGEL MIGUEL: Ciertamente (risas cuando Paul se sobresalta). Somos un poco duros de oído (los tres hacen gestos de “Namaste” entre ellos). Creador.

PAUL: Ha pasado mucho tiempo.

ADAMUS: ¿Pregunta?

ARCÁNGEL MIGUEL: Respuesta.

ADAMUS: Bien. Creo que ya terminamos (risas). Eso fue un poco raro.

ARCÁNGEL MIGUEL: ¿Cómo te escapas de ello?

ADAMUS: Paul, ¡adelante!

PAUL: Hmm.

ADAMUS: Creo que tendremos que hacerlo otra vez.

ARCÁNGEL MIGUEL: Ohhh.

PAUL: Salir de la mente. Hablen de ello.

(Adamus camina de regreso hacia Paul y lo cachetea con las dos manos; muchas risas)

ARCÁNGEL MIGUEL: Oh, y yo tengo que limpiar después de él. (El Arcángel Miguel camina de regreso y besa a Paul en la mejilla; risas y aplauso)

ADAMUS: ¿Quién de los dos lo sacó de la mente?

ARCÁNGEL MIGUEL: Mm Hmm.

PAUL: Eso estuvo perfecto.

ADAMUS: Déjame preguntar, Paul, ¿por qué estás en la mente? ¿Cuál es la historia? ¿Cuál es la historia?

PAUL: No hay historia.

ADAMUS: Okey. ¿Por qué la mente?

PAUL: Bueno, en un tiempo era cómodo, pero ya no.

ADAMUS: Okey. ¿Y adónde a continuación?

PAUL: Más allá de la mente.

ADAMUS: Sí, pero… sí. ¿Adónde te va a llevar eso?

PAUL: Al corazón.

ADAMUS: Quizá, sí, pero yo diría que no importa. No importa. De veras no importa. Confías en ti mismo, no importa. Salir de la mente más allá de las limitaciones, no importa, porque va a ser grandioso. Va a ser grandioso.

PAUL: Sí.

ADAMUS: Bien. Entonces deja de pensar en salir de la mente.

PAUL: (Riendo entre dientes). Alucinante.

ADAMUS: Bien. Gracias.

PAUL: Gracias a ti.

ADAMUS: Hay un montón de energías – en caso de que no hayan notado - muy mentales, y si pueden sentir, hay una especie de pesadez en el salón, tirantez en el salón, somnolencia. Debería ser un momento de celebrar, pero todavía están pensando en ello. Entonces ¿qué está sucediendo ahora mismo? Hay un cambio subyacente ocurriendo, y ¿quién sabe? puede que hoy en la noche vayan a casa y tengan un terrible dolor de cabeza. Sí, sí. O… pero ¿por qué no? Solo es indicativo de que algo está ocurriendo. O puede que solo estén terriblemente confundidos. “¿Qué sucedió hoy en el salón con Shaumbra? No lo entiendo”. Van a tratar de darle sentido, como puede que lo estén haciendo ahora mismo. No importa. No importa. Ese cambio está ocurriendo. 

¿Por qué? Porque ustedes lo están permitiendo. Sí. Bien. Una más, una realmente buena, una pregunta realmente asombrosa (alguien de veras quiere el mic).

LINDA: Okey.

ALAYA: ¿Esto significa que dado que Geoffrey canaliza a Adamus y no sé tu nombre, pero tú canalizas a Miguel…?

ADAMUS: Robert.

ALAYA: ¿Esto significa – gracias Robert – esto significa que vamos a dejar ir y canalizar a un montón de otra gente?

ARCÁNGEL MIGUEL: Dejemos de canalizar. No quiero ser canalizado. Quiero ser abrazado como siendo también un aspecto de Robert. También quiero ser abrazado como un aspecto de ustedes. ¿Podemos sencillamente dejar de crear la separación? Llegará un momento en que canalizar no sea apropiado. ¿Piensas que a Geoffrey le faltará la sabiduría? (Risas cuando Adamus la mira de manera inquisitiva)

ALAYA: No, pero sé, hablo de ello o pienso mucho en ello – pienso en ello – que es la integración de mi… de toda yo.

ARCÁNGEL MIGUEL: El ser superior, el gran sí mismo

ALAYA: Exacto, gran sí mismo.

ARCÁNGEL MIGUEL: …el sí mismo inferior, todo el sí mismo

ALAYA: Exacto.

ARCÁNGEL MIGUEL: El sí mismo Dios – sí mismo Dios – el sí mismo creador consciente. Algo que el humano sencillamente no puede entender antes de que la integración ocurra. Entonces ¿podemos detenernos? De otro modo, ¿qué va a suceder?

ALAYA: Bueno, la separación continúa.

ARCÁNGEL MIGUEL: Efectivamente. Y el dolor y el sufrimiento y la falta de. ¿Qué es lo que te está faltando que él ya personifica?

ALAYA: Nada.

ARCÁNGEL MIGUEL: Bueno, tú estás preguntando

ALAYA: Salvo la pregunta sobre la parte de la separación. Entonces ¿eso significa que Geoffrey se marcha y Adamus se queda?

ARCÁNGEL MIGUEL: Bueno, esperemos que no.

ALAYA: Estas son preguntas que surgen. Y entonces

ADAMUS: ¡No ese potencial!

ALAYA: Yo sé, pero es una pregunta.

ADAMUS: Imagina de nuevo… vamos a concentrarnos, vamos a ser el potencial que no necesariamente podría haber sido imaginado en la mente atlante. Por eso hoy estamos cruzando esa Línea.

Ustedes no van a necesitar canalizaciones como esta, como lo hacemos ahorita, porque van a estar en un grupo y ya sea que… vayan a estar en el atril compartiendo uno con otro y riendo uno con otro, o una entidad aparecerá y van a ser capaces de verla. Y ahora mismo dicen: “Pero no sé cómo hacer eso y ¿cómo sucede eso? ¿No necesitamos a alguien para posibilitarlo?”. No, una entidad aparecerá, quizá no en la forma humana sino en su forma de energía, y ustedes serán capaces de ver esa entidad y oírla. Y esa entidad no necesariamente va a estar aquí para decirles cómo hacerlo, sino que compartirá algunas de las maneras en que ellas están haciendo las cosas y escuchando cómo las están haciendo ustedes.

Así que despejemos la mesa de todas las viejas maneras de pensar. Ya no pensemos como atlantes.

ALAYA: Y por eso necesitaba hacer la pregunta.

ARCÁNGEL MIGUEL: Absolutamente.

ALAYA: Yo solo… sí.

ADAMUS: Absolutamente.

Entonces tomemos una respiración profunda.

¡Sí! La hora ha llegado, el minuto ha llegado, el tiempo ha llegado para que nosotros caminemos al otro lado de esa Línea Atlante, más allá de lo mental. Los estaré tanteando. Los estaré pinchando para que dejen de pensar como un atlante, para que se abran a los sueños y potenciales. Lo que quizá hoy puede que piensen en esa mente que es loco, bien van a llegar a darse cuenta de que no lo es para nada.

Ustedes quieren hacerlo – esta cosa de la iluminación – porque es un desafío fenomenal, muy gratificante, altamente estimulante, escapa del viejo molde humano, porque pueden, porque han pasado 1,000 o más vidas en la Tierra. Quieren hacerlo solo para hacerla. Y mientras la hacen, hará una tremenda diferencia en la conciencia de este planeta. Toda la conciencia y la energía que están difundiendo, irá y estará disponible para el potencial de otros.

Tomemos juntos una respiración profunda mientras cruzamos la Línea atlante, mientras entramos en los nuevos potenciales que no son lineales, que no son limitados.

Tomemos una respiración profunda y demos las gracias al Arcángel Miguel, a Robert, a Koka, por estar aquí en este Teatro Shaumbra.

Tomemos una respiración profunda por todas las entidades, y por ustedes.

Y, cuando se vayan de aquí, cuando dejen esta energía y se pregunten de qué se trata todo, si lo están haciendo bien, cuándo llegará a ser y cualquiera de esas otras preguntas, tomen una respiración profunda y díganse: “Todo está bien en toda la creación”.

Hagan la fiesta, Shaumbra, hagan la fiesta. Gracias. Gracias.

1 comentario:

  1. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar